LA METODOLOGÍA TEASA

Teasa aplica la metodología PDCA en la gestión de proyectos, como consecuencia de la experiencia adquirida durante todos estos años, en que, se ha constatado que es el mejor método para garantizar los resultados deseados.

PDCA constituye una estrategia de mejora continua en cuatro pasos y tiene su aplicación en cualquier sistema de gestión del ámbito empresarial que base sus resultados en la aplicación de metodología, unida a conocimiento, experiencia, empuje, rigurosidad, todos ellos valores aportados por los consultores de Teasa.

PDCA significa PLAN, DO, CHECK, ACT, es decir, planificar, ejecutar, verificar / medir y corregir.

FASE 1. DIAGNÓSTICO

Estudio de la situación actual objeto del trabajo en las instalaciones del cliente, manteniendo conversaciones con los principales responsables y las personas de la organización directamente relacionadas con los aspectos a tratar.

Obtención de información, análisis de datos, observación directa, muestreos de la actividad, que se recopilará y utilizará en la elaboración de un informe en el que se presentarán conclusiones, objetivos consensuados con la dirección de la empresa y planes de acción.

La duración media de esta etapa es de 1,5 a 2 meses, pero puede adaptarse a las necesidades de los clientes.

FASE 2. PROYECTO

Para Teasa, la gestión del proyecto es un aspecto muy relevante que define de forma rigurosa y concreta su alcance, establece un calendario con los objetivos (metas), los recursos necesarios y se comparte con el equipo del cliente.

El proyecto es la fase de ejecución del plan de acción acordado a desarrollar finalmente con la dirección de la empresa cliente.

Se efectúan dos tipos de sesiones, las del equipo de proyecto y las de seguimiento con la dirección, cada una de ellas con sus contenidos y frecuencias previamente establecidas.

FASE 3. CONSOLIDACIÓN

Para que cualquier proyecto finalice con éxito, debe asegurarse de que se han creado unas condiciones y disciplina necesaria para seguir aplicando las técnicas y / o metodologías desarrolladas e implantadas.

Esta última etapa del proyecto tiene esta finalidad y en ella se comprueba, que los sistemas se aplican correctamente, que los resultados sean los esperados y, en caso de que haya desviaciones, se actúe para corregirlas.