Vender la empresa es una de las decisiones más importantes que un empresario va a llevar a cabo en su vida profesional. A su vez es un proceso complejo que, a pesar de cumplir con una serie de etapas lógicas, contempla numerosos aspectos críticos que requieren del soporte de un buen equipo de profesionales especializados en este ámbito.

En los últimos años, en teasa, hemos constatado un crecimiento muy importante de operaciones de compraventa de empresas, fusiones y adquisiciones. Se estima, en concreto, que ha incrementado un 25% respecto a la década anterior (2000-2010).

 

DIVERSIDAD DE CAUSAS

Son muchos los motivos que explican este incremento en compraventa de empresas. Uno de ellos es la llegada a la edad de jubilación de empresarios “Baby Boomers” sin relevo generacional unido al fuerte desgaste ocasionado por la crisis económica. La globalización con el consecuente aumento de la competitividad y la necesidad de internacionalizar la empresa y “escalarla” a dimensiones y relaciones que permitan esa posición competitiva, supone también un reto en preparación y recursos que, en ocasiones, el empresario no quiere acometer y prefiere traspasar el testigo.

Otras causas que conducen a tomar esta decisión por parte del empresario pueden ser:

  • Falta de continuidad en la gestión de la empresa familiar
  • Visualizar la necesidad de una nueva etapa de profesionalización y un cambio de liderazgo en nuestro negocio
  • Crecimiento externo o no orgánico con objetivos de expansión o crecimiento de la empresa en caso de comprar otras empresas, o por parte de otras empresas que nos ofertan para comprar la nuestra.
  • Inversores financieros: empresas de Capital-Riesgo, “Private Equity” con objetivos de compra o participación para su posterior venta con rendimientos importantes en unos 4-5 años que suelen ser no menores al 25%. En este caso los inversores requieren cierta continuidad del propietario o equipo directivo por su perfil financiero y desconocimiento profundo del sector.
  • Algunas empresas principalmente del sector “Retail” en estos últimos años, han afrontado momentos clave de crecimiento en el que es necesario un escalado de negocio y número de establecimientos para competir en un nivel superior necesario para seguir competitivos, pero no disponen de recursos, tiempo o ambición para afrontar el cambio.

Las razones son diversas, y en un proceso de venta de una empresa intervienen factores como el análisis económico, fiscal, laboral, jurídico, mercantil, estratégico, etc. por lo que enfrentarse a este proceso de forma autónoma por el empresario es complicado, por la especialización, desgaste, y pérdida de objetividad en considerar las razones que llevan a otro empresario a interesarse por comprar su empresa.

 

¿CÓMO TRABAJAMOS? – LAS ETAPAS

En teasa contamos con equipos especializados multidisciplinares para acompañar al empresario en todo este proceso, aportando la objetividad y profesionalización necesaria para obtener el mejor precio posible o los objetivos marcados. Lo estructuramos en unas fases para conseguirlo, manteniendo en todo momento la máxima confidencialidad en cada una de las etapas:

Fase de evaluación previa y aproximación al valor

  • 1ª toma de contacto, reunión con propietario o equipo directivo para entender las necesidades de la empresa y determinar la conveniencia de llevar a cabo la transacción. Si la pretensión es vender la empresa o parte de ella, y de cómo quedaría afectada el funcionamiento de la otra parte. Si vemos que en la situación actual no es posible, determinamos un plan de acción con los cambios necesarios para lograr el máximo valor para la empresa o unidad.

 Fase de preparación y planificación:

  • Una vez decidida la venta, el siguiente paso es valorar la compañía para conocer su valor intrínseco, cuánto vale realmente. Debemos dejar de lado las cargas emotivas y subjetivas para obtener un “rango de valor” realista.
  • Objetivos de los accionistas. Estrategia de la operación a concordar con ellos. Implica el análisis detallado de la posición estratégica y de negocio de la empresa intentando definir puntos fuertes y débiles.
  • Solicitaremos la información económica-financiera de la empresa en cuestión, imprescindible para una evaluación realista del precio de mercado que tiene la empresa en ese momento. Información descriptiva de la empresa donde se recoja el modelo/plan de negocio y la estructura organizativa interna mínima para realizar la actividad empresarial. Se recoge en el “Data Room” o pack documental para poder valorar la sociedad a adquirir.
  • Con estos elementos se prepara el memorando informativo o cuaderno de venta con todas las bondades de la compañía o negocio, que debe ser facilitado de forma rigurosa y prudente para no proporcionar datos sensibles a un competidor.
  • Se elabora un “perfil ciego” o “teaser” que refleje las oportunidades de inversión, y se prepara el documento de Confidencialidad o NDA (Non Disclosure Agreement) a firmar por los potenciales inversores interesados.

 Fase de promoción y marketing a inversores potenciales:

  • Primer contacto con potenciales interesados enviándoles el perfil ciego y cuidando al máximo la confidencialidad requiriendo la firma del contrato NDA a las partes.
  • Los posibles compradores, una vez revisados los documentos, emitirán una primera oferta indicativa o carta de interés (LoI – Letter of Intent) que, en esta fase, no será vinculante. También podrán expresar sus dudas o solicitar información adicional a la facilitada, si así lo desean.
  • En esta fase se celebran reuniones explicativas a los candidatos que servirán, además, para identificar a las personas que realmente deciden.

 Fase de Oferta y Negociación:

  • Una vez recibidas las ofertas indicativas, éstas son examinadas en cuanto a precio, términos y condiciones, evaluando y buscando aquellas que podrán considerarse vinculantes. Este proceso se realiza de forma conjunta con los accionistas de la empresa vendedora.
  • Se inicia a continuación un proceso de negociación seleccionando la oferta más razonable, a la que se enviará el informe pormenorizado de la compañía en el proceso de “Due Dilligence” donde se incluyen cuestiones como el área de actividad, potencialidades y perspectivas de futuro del negocio, estado de su pasivo y activo, …
  • Con ello, el equipo de profesionales del comprador verifica la realidad de los datos aportados y la posible identificación de contingencias y, de ser satisfactorio, emitirá una oferta de compra, esta vez sí vinculante, donde expondrá el precio, términos, plazos de cierre y condiciones pactadas.

 Cierre de la operación y firma del contrato de compraventa:

  • La oferta de compra vinculante ha de ser revisada y aceptada por el vendedor generando el SPA (Share Purchase Agreement), documento jurídico donde se regula la compraventa junto con el resto de la documentación.
  • Se redactan los contratos de compraventa para posteriormente proceder a su firma, preferentemente ante notario.

 Como se aprecia, el proceso de venta de empresas requiere de voluntad, trabajo, estructura, un proceso profesional especializado y, sobre todo, de cierta flexibilidad por las partes.

En teasa acompañamos a propietarios y accionistas en todo el camino para asegurar el resultado más satisfactorio posible.

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email